Publicidad
Baix Llobregat · 9 de Octubre de 2012. 08:50h.

Martorell no es sólo peaje

Más deun millar de personas se reunen en una cata de vinos y cavas

Martorell no es sólo peaje

Visitantes en el Vimarte la plaza de la iglesia

Más de un millar de personas degustaron vinos y cavas en la plaza de la Iglesia de Martorell el sábado, a raíz de las Fiestas del Roser, durante la segunda edición del Vimart. Este año ha dado a conocer la DO de proximidad, la DO Empordà (debido a los incendios del verano pasado) y las cooperativas vinícolas de acción social. Cerca de una veintena de bodegas y restauradores participaron en Vimart.

La concejala de Cultura, Cristina Dalmau, explicó que "el año pasado, en la primera edición, ya vimos que el Vimart era una buena apuesta para fomentar el espíritu vitivinícola de Martorell. Ha habido más expositores y más visitantes, a pesar de coincidir con el Cavatast de Sant Sadurní d'Anoia. Esto demuestra que vamos por buen camino para ser una muestra de referencia en este sector ".

Durante el Vimart se sirvieron más de 900 copas de vino. La recaudación realizada durante la muestra se destinará a la campaña www.focalcor.cat para la entidad Salvem l'Empordà. El Vimart ha contado con la colaboración de la Fundación Arco Iris y la empresa Moon Wine.

La recogida de uva en la plaza del Vi a cargo del alcalde Salvador Esteve fue el pistoletazo de salida del pasacalles del mosto. Con la participación de las figuras festivas de Martorell, además de la Colla de Gigantes de Abrera y Gigantes, dulzainas y animales de Parets del Vallès, como invitados. Al llegar a la Villa, se hizo el baile tradicional en una plaza de la Villa llena a rebosar. Una multitud de niños y niñas pisaron uvas. Un hecho que arraiga la fiesta entre los más pequeños.

El pregonero del Rosario 2012, Josep Vila, es uno de los pocos campesinos que aún cultivan en Martorell. Vila explicó, desde el balcón del Ayuntamiento, que "si los antepasados levantaran la cabeza nos dirían que estamos locos. Antes lo cogíamos a mano y durante muchos días, ahora lo hacen las máquinas y en pocas horas. En la viña ya no hay gente que recolecte. Es un trabajo que no atrae pero yo soy feliz de estar en el campo ". Villa destacó el peso de Martorell en la tradición vitivinícola: "somos la puerta del Penedès, que comienza en el Puente del Diablo y termina en el Arco de Barà". El oficio de agricultor le viene de sus padres.

El pregonero Josep Vila des del balcó del Ayuntamiento

Publicidad
Publicidad

0 Comentarios

Publicidad